Meditación 101: Cómo empezar, Técnicas y Beneficios

Meditación 101: Cómo empezar, Técnicas y Beneficios

2 febrero, 2019 0 Por intelite

La meditación es un enfoque para entrenar la mente, similar a la forma en que la condición física es un enfoque para entrenar el cuerpo. Pero existen muchas técnicas de meditación, entonces, ¿cómo aprendes a meditar?

“En la tradición budista, la palabra ‘meditación’ es equivalente a una palabra como ‘deportes’ en los Estados Unidos. Es una familia de actividades, no una sola cosa”, dijo el director del laboratorio de neurociencia de la Universidad de Wisconsin, Richard J. Davidson, Ph.D. dijo a The New York Times. Y las diferentes prácticas de meditación requieren diferentes habilidades mentales.

Es extremadamente difícil para un principiante sentarse por horas y no pensar en nada o tener una “mente vacía”. Tenemos algunas herramientas, como un DVD de mediación para principiantes o una diadema para el cerebro que lo ayudará a través de este proceso cuando esté comenzando. En general, la forma más fácil de comenzar a meditar es enfocándose en la respiración, un ejemplo de uno de los enfoques más comunes para la meditación: la concentración.

Meditación de Concentración

La meditación de concentración implica centrarse en un solo punto. Esto podría implicar seguir la respiración, repetir una sola palabra o mantra, mirar la llama de una vela, escuchar un gong repetitivo o contar cuentas en un mala. Dado que enfocar la mente es un desafío, un principiante puede meditar por unos pocos minutos y luego trabajar por más tiempo.

En esta forma de meditación, simplemente enfoca su atención en el objeto elegido de atención cada vez que note que su mente está vagando. En lugar de perseguir pensamientos al azar, simplemente los dejas ir. A través de este proceso, tu capacidad de concentración mejora.

Meditación Mindfulness

La meditación de atención plena alienta al practicante a observar los pensamientos errantes a medida que se desplazan por la mente. La intención no es involucrarse con los pensamientos o juzgarlos, sino simplemente estar al tanto de cada nota mental a medida que surja.

A través de la meditación de atención plena, puede ver cómo sus pensamientos y sentimientos tienden a moverse en patrones particulares. Con el tiempo, puede llegar a ser más consciente de la tendencia humana a juzgar rápidamente una experiencia como buena o mala, placentera o desagradable. Con la práctica, se desarrolla un equilibrio interior.

En algunas escuelas de meditación, los estudiantes practican una combinación de concentración y atención plena. Muchas disciplinas requieren quietud, en mayor o menor grado, según el profesor.

Otras técnicas de meditación

Hay varias otras técnicas de meditación. Por ejemplo, una práctica diaria de meditación entre monjes budistas se enfoca directamente en el cultivo de la compasión. Esto implica visualizar eventos negativos y repensarlos en una luz positiva, transformándolos a través de la compasión. También hay técnicas de meditación en movimiento, como el tai chi, el qigong y la meditación caminando.

Beneficios de la meditación

Si la relajación no es el objetivo de la meditación, a menudo es un resultado. En la década de 1970, Herbert Benson, MD, investigador de la Facultad de Medicina de la Universidad de Harvard, acuñó el término “respuesta de relajación” después de realizar una investigación sobre personas que practicaban meditación trascendental. La respuesta de relajación, en palabras de Benson, es “una respuesta opuesta e involuntaria que Causa una reducción en la actividad del sistema nervioso simpático “.

Desde entonces, los estudios sobre la respuesta de relajación han documentado los siguientes beneficios a corto plazo para el sistema nervioso:

    • Presión sanguínea baja
    • Mejora la circulación sanguínea.
    • Frecuencia cardíaca más baja
    • Menos transpiracion
    • Frecuencia respiratoria más lenta
    • Menos ansiedad
    • Niveles más bajos de cortisol en la sangre
    • Más sensaciones de bienestar.
    • Menos estrés
    • Relajación más profunda.

Los investigadores contemporáneos ahora están explorando si una práctica de meditación consistente produce beneficios a largo plazo, y observan efectos positivos en el cerebro y la función inmunológica entre los meditadores. Sin embargo, vale la pena repetir que el propósito de la meditación no es lograr beneficios. Para decirlo como puede decir un filósofo oriental, el objetivo de la meditación no es un objetivo. Es simplemente estar presente.

En la filosofía budista, el beneficio final de la meditación es la liberación de la mente del apego a las cosas que no puede controlar, como las circunstancias externas o las emociones internas fuertes. El practicante liberado o “iluminado” ya no sigue innecesariamente los deseos o se aferra a las experiencias, sino que mantiene una mente tranquila y un sentido de armonía interior.

Este ejercicio de meditación es una excelente introducción a las técnicas de meditación.

    1. Siéntate o miente cómodamente. Incluso puede que desee invertir en una silla de meditación o un cojín.
    2. Cierra tus ojos. Recomendamos el uso de una de nuestras máscaras de enfriamiento o almohadas de ojos restaurativas si está acostado.
    3. No hagas ningún esfuerzo por controlar la respiración; Simplemente respira naturalmente.
    4. Concentre su atención en la respiración y en cómo se mueve el cuerpo con cada inhalación y exhalación. Observa el movimiento de tu cuerpo al respirar. Observe su pecho, hombros, caja torácica y barriga. Simplemente enfoca tu atención en tu respiración sin controlar su ritmo o intensidad. Si tu mente divaga, vuelve a concentrarte en tu respiración.

Mantenga esta práctica de meditación durante dos o tres minutos para comenzar, y luego practíquela durante períodos más largos.