¿Qué es la meditación profunda?

14 abril, 2019 0 Por intelite
meditacion profunda

Cómo sentir la meditación profunda

En su búsqueda de meditación profunda, algunos meditadores que piensan que no están progresando lo suficientemente rápido pueden verse tentados a cambiar las técnicas. Pero esta puede no ser la mejor opción. Sepa que se necesita paciencia, tiempo y entrenamiento para dominar la meditación, “profunda” o de otro tipo.

La atención plena es una parte integral de cualquier práctica de meditación. A través de la atención, exploramos la conexión entre cuerpo y mente. Aprendemos a ser conscientes de lo que estamos experimentando sin ser arrastrados por pensamientos y sentimientos, incluidos los sentimientos placenteros que acompañan a la meditación profunda, o por expectativas de resultados que no son lo suficientemente rápidos.

Cómo mejorar tus experiencias de meditación profunda

En nuestro ajetreado mundo, a menudo sentimos que el tiempo avanza extremadamente rápido, tenemos que hacer mucho en tan poco tiempo. Si bien estos sentimientos son completamente normales, habitualmente conducen a la ansiedad y al estrés. Tomarse el tiempo para practicar la meditación profunda puede ayudarnos a enfrentar el ritmo frenético de hoy.

Lama Jampa Thaye, una eminente maestra de meditación británica, describe la meditación como una “empresa refrescante que nos ayuda a estar presentes aquí y ahora”. Durante la meditación profunda, no solo estamos presentes, sino que estamos perfectamente relajados y no hay ningún lugar donde podamos más bien ser y nada que preferiríamos estar haciendo. Esto contrasta con lo que sentimos la mayoría de las veces, por lo que es tan importante. Sentirse completamente en paz con la realidad durante las sesiones de meditación de respiración profunda es un signo de que nuestra meditación está cada vez más anclada.

Tenga en cuenta que hay dos tipos principales de meditación profunda. El enfoque principal de la primera es la relajación. Durante la meditación de relajación profunda, la escena generalmente se establece: puede haber una banda sonora que proporciona un fondo calmante y algo hipnótico; velas o luces tenues; Fragancias aromáticas, etc. El meditador puede estar sentado o acostado.

El enfoque principal del segundo es la atención consciente. El meditador suele estar sentado. Un resultado natural del entrenamiento avanzado de atención plena, la meditación de conciencia profunda se experimenta cuando el meditador se ha establecido en un cómodo equilibrio entre la vigilancia y el abandono. La conciencia de la respiración (o sonido, sensaciones, pensamientos, etc.) continúa sin impedimentos; la mente puede notar otros estímulos o percepciones, pero no hay impulso para aferrarse a ellos. Simplemente pasan a la deriva, como hojas de otoño en un arroyo balbuceando.

Beneficios de la meditación profunda

1. Calma el cuerpo y la mente

Aquí hay un consejo simple que ayuda a calmar el cuerpo y la mente antes de la meditación: respire. Antes de comenzar a meditar, siéntese, dese un minuto para recordar el propósito de su práctica y respire profundamente varias veces. Al exhalar, libere deliberadamente cualquier presión o preocupación. Mientras respiras, planta en el presente. Haga un balance de las tensiones físicas y relaje las diferentes partes de su cuerpo que acumulan estrés, incluidos los hombros, la mandíbula y la frente.

2. Encontrar la felicidad

El cerebro está diseñado para buscar placer y rechazar el dolor. Antes de comenzar a practicar la meditación de respiración profunda, intente encontrar un lugar de satisfacción y alegría dentro de usted. Una vez que su cerebro ha captado el mensaje de que está seguro y todo está bien, la inquietud y la ansiedad disminuyen de manera natural. Aquí hay algunas ideas para animar la mente:

  • Repita una afirmación positiva, como “Justo aquí, ahora mismo, me siento feliz y contento”.
  • Recuerda algunas de las cosas por las que estás agradecido. Imagina que eres capaz de agradecer a todos aquellos que hicieron posible que los experimentaras.
  • Recuerde que está tomando algo de TI para crecer, no solo para usted, sino también para que pueda estar más disponible para los demás.
  • Recuerda tu propósito y la alegría que ya has experimentado gracias a la meditación.

3. Redescubrir el enfoque

La meditación entrena la mente para apreciar completamente lo que está sucediendo en el momento. Para experimentar esta apreciación, debe haber algo de estabilidad mental mientras practicamos. A medida que progresemos, la mente podrá concentrarse mejor y con menos esfuerzo. Trungram Gyalwa explica que la meditación nos ayuda a descubrir las alegrías naturales del momento presente. En lugar de mantenernos fijos en el pasado o preocuparnos por el futuro, al centrarnos en la respiración y profundizar más y más en la conciencia consciente, disfrutamos de cada regalo y experiencia que se nos ofrece en este momento.

4. Transición pacífica

Cuando su temporizador indique el final de su sesión de meditación, salga suavemente en lugar de apresurarse. Si has tenido o no experiencias de “meditación profunda” es secundario al hecho de que acabas de entrenar tu atención mental y le has dado espacio para que te resuelvas y te vuelvas consciente de ti mismo. Trata de extender tu estado mental de calma. Mueva el cuello, los dedos y los brazos con suavidad, abra los ojos y ensanche. Lleve su bienestar con usted mientras continúa con sus otras actividades.

¿Cómo realmente cosechan los beneficios de la meditación profunda?

Se trata de cómo empiezas. 

Y la forma en que la mayoría de las meditaciones comienzan es con la relajación. Y ese es el principal problema. Prácticamente nadie sabe cómo relajarse adecuadamente. Y lo que es peor, la mayoría de las personas piensan que sí saben cómo hacerlo y que ya están relajados la mayor parte del tiempo.

Además de esto, la mayoría de las descripciones que he escuchado sobre la “meditación profunda” parecen poco más que una relajación profunda. No hay nada de malo en esto … pero es mucho más fácil ingresar constantemente a un estado de la mente y el cuerpo si tiene claro qué es el estado y cómo llegar allí, lo cual cubriremos en un momento.

3 Secretos para la meditación profunda

1. Cuenta atrás

La cuenta atrás es un procedimiento clásico de la hipnosis y la meditación guiada. Simplemente contar hacia atrás y verter todo su enfoque en el conteo tiene un efecto relajante muy natural. El Método Silva (uno de mis sistemas favoritos de meditación) enseña un proceso de cuenta regresiva de 3-2-1. Pero puedes hacer 5 a 1, 10 a 1, 100 a 1, etc. Juega con esto. No hay prisa. Solo observa cómo descienden los números uno por uno a medida que te hundes más y más profundamente en la relajación.

2. Ralentizando el aliento

Se presta mucha atención a la respiración profunda. Esto es muy beneficioso, pero cuando aprenda a reducir la velocidad de la respiración mejorará enormemente sus resultados. La respiración lenta es un mensaje directo a las partes más antiguas de su cerebro. Cuando estas partes entran en una respuesta de estrés (la respuesta de lucha o huida), intentan obligarte a hacer todo rápidamente. Las tareas externas deben hacerse rápidamente para mantenerte vivo. La respiración debe hacerse rápidamente para preparar su cuerpo para el combate o para correr a la seguridad. Pero cuando respiras conscientemente más y más lentamente, sirve como prueba en el momento en que estás a salvo. Y cuando las partes más antiguas de tu cerebro se sienten seguras … abren las puertas para ser centradas, pacíficas y presentes.

3. Conciencia

La herramienta más poderosa que he encontrado para una profunda meditación profunda es la conciencia del cuerpo físico en cada momento. Cuando aprendes a prestar atención a las sensaciones físicas en tu cuerpo, para empezar, tiendes a estar más relajado. Parece que te estás enfocando en lo que es “más real” en este momento. El estrés que nos impide relajarnos más profundamente se basa en imágenes internas de las cosas que queremos y tememos que no podamos obtener, o cosas que no queremos y tememos que no podamos evitar. Esto tiende a aumentar inconscientemente la tensión. Cuando reducimos este enfoque y lo cambiamos a las sensaciones en el cuerpo, en primer lugar tenemos menos probabilidades de tensarnos o estresarnos. Y si surge alguna tensión, es fácil de detectar y manejar. Esta es una forma simple y poderosa de aumentar la conciencia. Una mayor conciencia es otra puerta rápida hacia las meditaciones profundas.